Oct 2016

Descubriendo el origen de las palabras

Hace poco vi en las redes sociales la publicación de un libro que se llama “Abecedario Etimológico, la historia de las palabras”. Además de la portada que la encontré muy atractiva para niños, me parece tan interesante saber de dónde vienen las palabras porque eso les da un nuevo sentido cuando las usamos y el mundo se vuelve más coherente. A,demás, como producto me parece un regalo clave para todos los niños que están en pleno descubrimiento del leguaje.

“Abecedario Etimológico”, firmado por las hermanas Trinidad y Valentina Silva, donde una escribe y la otra ilustra, incluye una palabra por cada letra del abecedario, la cual se conecta con su significado original, proveniente del latín y el griego. Cada palabra va acompañada de un verso, un texto explicativo de la etimología y una ilustración.

El libro editado por Santillana Infantil, estará a la venta en las principales librerías del país y en Filsa (del 20 de octubre al 6 de noviembre, en el Centro Cultural Estación Mapocho), donde estará a $9.900.
Las hermanas Silva quieren seguir explorando en el campo de la etimología, aprovechando la gran cantidad de material recopilado y el talento que ambas conjugan lindamente en este tipo de proyectos, muy atractivo y transversal.

Aquí compartimos algunas de las palabras que incluye este “Abecedario Etimológico”.

Calamar
Carolo el calamar avanza tranquilo por el mar.
Cuando se ve amenazado, no le hace falta arrancar,
tira tinta a su enemigo y así lo pierde de vista.
Con su tintero personal parece un novelista.

Esta palabra viene originalmente del latín calamus, que, al igual que el griego kalamos, significa junco o caña, planta acuática que se usa como material para hacer ciertos objetos. Entre estos objetos está la pluma para escribir. El italiano heredó la palabra calamo para la pluma y la palabra calamaro para el tintero, y así comenzó a llamarse también al animal marino por la tinta que expulsa. En castellano le decimos calamar a este tintero nadador.

Gente
Como un gran grupo, como un gran clan,
la gente se junta a comer y a bailar.
Gente gentil y gente genial,
todos celebrando zapatean sin parar.
Esta palabra viene del latín gens, que significa familia, clan, raza. La raíz original de esta palabra, que sobrevive en la lengua griega y latina significa conectar, unir, y da lugar a un gran número de palabras que usamos en el castellano. La idea común a todas estas palabras es la de la conexión familiar y la procreación. La palabra generar, por ejemplo, que significa producir, o las palabras genio o genial, que indican la capacidad creativa de alguien, vienen de ahí. La palabra gentil significa originalmente que pertenece a un grupo de gente; de ahí el sentido de agradable o amable, pues describe a alguien que se integra bien a un grupo.

Monstruo
El monstruo Manuel se muestra tal como es:
con sus manos gigantes y sus horribles pies.
Porque el monstruo es muy extraño, yo me largo a perder.
Corro rápido, me escondo y no lo invito a tomar té.
Las palabras mostrar y monstruo vienen del latín monstrare, mostrar, que viene a su vez del latín monere, advertir, alertar. Originalmente, un monstruo es algo que indica desgracia o mala suerte. De ahí viene el sentido de algo o alguien horroroso o extraordinario, cuyo comportamiento trae consigo algo malo. Y así es como usamos la palabra monstruoso no solo para referirnos a criaturas extrañas, sino también a otros fenómenos que pueden asustarnos. Estando en la playa, podemos decir, por ejemplo, “ahí viene una ola monstruosa”, cuando vemos una ola gigante.

Comentarios

Somos

Un espacio colectivo para compartir ideas e iniciativas que contribuyen al desarrollo cultural y a ensanchar la vista.

blog@construyecultura.cl