Oct 2016

Festival Chile Jazz

Una propuesta cercana y de alto nivel artístico

Una iniciativa que vale la pena destacar, por su espíritu de promover y descentralizar la cultura, es el Festival Chile Jazz.  El año pasado hicieron su primera apuesta reuniendo a un equipo muy variado, pero con algo en común: el amor por el jazz y el interés por rescatar la identidad de este género en Chile. Con ese espíritu, se formó una gran caravana que llega a tres ciudades durante un fin de semana, presentando a tres grupos en cada lugar. La única condición para asistir es retirar la entrada a tiempo.

Una de las cosas interesantes de este festival es cómo los organizadores se involucran e intentan contextualizar esta iniciativa con un espíritu muy cercano a la gente. Podemos ver en el escenario al director introduciendo a cada banda, al musicólogo, Álvaro Menanteau, explicando e integrando la propuesta artística del festival y por ahí andan los hermanos Rodrigo y Cristián Cuturrufo, aportando a la curaduría, junto con el gran baterista de La Marraqueta, Pedro Greene.

La cercanía de este festival también se da por la variedad de grupos que pasan por este escenario. Este año se presentó el español Chano Domínguez, con su propuesta de jazz y flamenco, pasando por las interpretaciones folclóricas de Francesca Ancarola y por los sonidos vernáculos del “etnojazz”, de Ernesto Holman. Se presentó, además, el enamble Quintessence, una orquesta de 15 músicos, y  la música docta del pianista inglés, Martin Joseph.

Qué bien le hace al país contar con este tipo de iniciativas musicales itinerantes, donde hay un enorme esfuerzo para realizar tres fechas de corrido con el mismo nivel artístico. Hace falta este espíritu, de poner a disposición de las personas nuestros talentos, de salir del circuito tradicional y generar nuevas audiencias para el jazz , un género transversal que se niega a pasar de moda.

El otro día hice una encuesta a un grupo de melómanos: Si te quedas solo en una isla y debes elegir un estilo musical que te acompañe, ¿cuál sería? La discusión se abrió a diferentes géneros y se concluyó que escuchar siempre una misma canción, cansa pero que el jazz funciona, porque es fácil escucharlo como no escucharlo y porque sus melodías improvisadas se asemejan a la vida y a sus ritmos.

Y tú, si te quedaras solo en una isla y tuvieras que elegir un estilo de música que te acompañe, ¿cuál llevarías?

a) Música clásica

b) Jazz

c) Música de meditación

d) Rock

Comentarios

Somos

Un espacio colectivo para compartir ideas e iniciativas que contribuyen al desarrollo cultural y a ensanchar la vista.

blog@construyecultura.cl